¡ACLARACIÓN, DESCARGAS!: Los links de descargas direccionan a la página Adfly, esperar 5 segundos en Adfly y dar click en "Saltar Publicidad" o "Skip Ad" y te direccionará a la página de descarga...

domingo, 21 de julio de 2013

Veruschka - Poetry of a woman. (1971)

Música.




Vera Von Lehndorff tal vez pueda ser calificada hoy en día como la proto modelo. Nació en 1939, en el seno de una de las más importantes familias alemanas, y que debido a sus orígenes rusos fue perseguida por los nazis, quienes llegaron incluso a acabar con su padre, el baron Steinort Von Lehdorff.

   Cuando cumple los 18, Vera ingresa en la escuela de arte de Hamburgo. Unos años más tarde, en 1963, realiza un viaje a Italia para mejorar sus conocimientos de pintura. En Florencia comienza una carrera de modelo de forma titubenate. Pronto aprende a emular a otras modelos de la escena de la moda como Nico, famosa por formar parte de la V.U. y tener un pequeño papel en “La dolce vitta” de Fellini.
 Allí conoce a Denise Serrault (una de las musas de Helmut Newton) y se traslada con ella a París, donde no consigue triunfar. Un año más tarde, Eileen Ford la invita a Nueva York y le propone trabajar para su agencia de modelos. Lo que hacia única a Vera eran sus inusuales medidas; media más de 1.80 y su encanto único -rostro anguloso, mirada felina- la hacia excesiva para la época. Ya como Veruschka confesó; “Mi cuerpo era Vogue y mi rostro era Elle, resultaba obvio que no podía funcionar!”
  Volvió a Italia donde se inventó una nueva personalidad. Decide convertirse en Veruschka para enfatizar su exótico encanto de antepasados rusos. Adopta un look extraño; Siempre vestida de negro (lo que no se consideraba a la moda en aquellos tiempos) se presenta a si misma como una chica de Europa del este y adopta una manera de desfilar muy personal que se convirtió en su sello distintivo.
 Fue con esta nueva personalidad cuando comienza a tener éxito. En Roma conoce a Franco Rubartelli, para quién posa en innumerables sesiones y con quién, inevitablemente, inicia una relación.
 La verdadera consagración de Veruschka vino con "Blow up" de Michelangelo Antonioni, quién un día, tras verla posar para David Montgomery le propone intervenir en la película. Acepta inmediatamente, pese a que mucha gente, incluido Rubartelli, se lo desaconseja.

  De hecho, tras “Blow up” su relación se deteriora irremediablemente, principalmente debido a los celos del fotógrafo. Su affaire había durado casi cinco años, hasta principio de los 70, y ya estaba casi roto cuando este dirige "Veruschka" en 1971.

  A ella no le gustó el título, le daba la impresión de ser una película autobiográfica. Rubartelli insiste y así permanece, aunque con el subtítulo de “Poetry of a woman”.
  La película cuenta la historia de una modelo que tiene una conflictiva relación con su agente/amante Luigi, a quién intenta numerosas veces dejar aunque terminando siempre -pese a sentirse atrapada e indefensa- volviendo a él.
  Finalmente decide abandonarle. Para darle el final y definitivo adios, le pide que la lleve al aeropuerto. Por el camino, encuentran a un hombre vendiendo pájaros enjaulados; Veruschka compra uno e inmediatamente lo libera (el pájaro le recuerda a ella, sus esperanzas y deseos). Luigi intenta atrapar al ave que vuela libre dentro del coche, lo que provoca en un terrible accidente.


Rodada a partir de un borrador más que de un guión, la película es una filmación de monólogos entre los dos amantes. Un bonito tour de force -inane pero cautivador- en el que prima el aspecto visual y la música que lo envuelve, un trip casi onanista dedicado por Rubartelli a ese espectro en forma de mujer que lo había seducido; sin embargo es igualmente cierto que las imágenes tienen fuerza, son verdaderas fotografías en movimiento y también una introducción de lo que será la próxima pasión de Veruschka, la pintura corporal.
  La portada del Lp está tomada de una de las escenas en las que aparece Veruschka pintada como una piedra, en medio de otras muchas, solo con un ojo abierto. Estas imágenes combinadas con la increíble música de Ennio Morricone, da carta de naturaleza al video clip psicodélico.
 Desafortunadamente la película no tuvo ningún éxito y solo le proporcionó ingentes deudas a Rubartelli, quién emigró a Venezuela para evitar a los acreedores. Al mismo tiempo toda relación con Veruschka termina definitivamente.


  Cuando esta se retiró, poco después, había aparecido en la portada de Vogue once veces. Siempre se consideró a si misma un maniquí, pero no como el resto…tal vez también una actriz frustrada que intentó interpretar distintos papeles en el “teatro de la moda”, evitando cuidadosamente ser solo un muñeco. Aunque retirada de la pasarela y de los flashes para las revistas de moda, comenzó a posar de manera distinta, experimentando con la pintura corporal con Holger Trulzsch; Su cuerpo desnudo se convirtió en diferentes tipos de animales, flores, plantas, piedras... tal vez consecuencia de los excesos de hongos y Chanel.

 La experiencia visual y auditiva que conforman película y banda sonora es un fascinante -vacuo también si se quiere- viaje al mundo de los sentidos; el placer de las imágenes por ellas mismas acompañadas de otra -una más- lección de clase a cargo de Ennio Morricone. Evocadoras melodías decoradas de voces humanas a modo de instrumentos, cuerdas atonales, campanas, psicodelia progresiva y Edda, siempre , Edda, confiriéndole ese aura mágica en la que gravitan los deseos y que son, reconozcámoslo, mucho más acogedores que la rutinaria realidad que nos envuelve.


Veruschka
 



La Bámbola

 


La Bámbola (Take 2)
  
 


Fotografía

 





Fuente: http://estudiodelsonidoesnob.blogspot.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario